Por-qué-no-comprar-nuestra-propia-impresora-de-etiquetas-y-hacer-nuestras-propias-etiquetas

Llega un momento en que todos los propietarios de pequeñas empresas piensan: «¿Por qué no comprar nuestra propia impresora de etiquetas y hacerlas nosotros mismos? ¿Qué tan difícil puede ser?».

A partir de ahí, comienza la búsqueda, ya que busca orientación y opiniones sobre la «mejor impresora de etiquetas para pequeñas empresas», con la expectativa de que poseer su propio equipo de impresión de etiquetas le ahorrará dinero a su negocio y le permitirá producir etiquetas en cualquier cantidad, siempre que lo desee.

Pero… comprar su propia impresora de etiquetas puede no ser una decisión tan sabia como parece inicialmente.

No cabe duda de que una operación de impresión de etiquetas en la propia empresa tiene algunas ventajas. Pero le animamos a que considere sus opciones cuidadosamente. ¿Está realmente preparado para asumir los retos y los gastos de imprimir sus propias etiquetas?

Como aprenderá en este artículo, la impresión de sus propias etiquetas de producto conlleva su propio conjunto de retos, y puede que haya algunos que no esperaba. ¿Nuestro objetivo? Asegurarnos de que tiene toda la información que necesita para tomar la decisión de imprimir etiquetas que mejor se adapte a su negocio.

¿Hay alguna ventaja en imprimir sus propias etiquetas?

Para ser justos, hay algunas situaciones en las que la compra de una impresora de etiquetas para su pequeña empresa puede tener sentido. Dependiendo de lo que vaya a imprimir y del tipo de impresora que elija (junto con los consumibles que la acompañan), una impresora de etiquetas propia puede ser rentable.

Por ejemplo, si su pequeña empresa realiza un volumen bajo de trabajos personalizados y todo lo que necesita es un puñado de etiquetas de envío y pegatinas con el logotipo, tener su propia impresora le permitirá imprimir sólo una o dos hojas de etiquetas en un momento dado. (El volumen es uno de los principales factores que influyen en el coste de la impresión de etiquetas personalizadas).

Pero, ¿y si no es el caso?

Algunas pequeñas empresas han encontrado un enfoque híbrido que les funciona de maravilla, combinando la velocidad a la carta de una impresora interna con las capacidades ampliadas de un fabricante de etiquetas personalizadas.

He aquí un ejemplo de cómo podría funcionar: Puede pedir a su fabricante de etiquetas que imprima un lote de 50.000 etiquetas «genéricas» que incluyan el logotipo de su empresa a todo color, dejando un espacio en blanco para que usted pueda añadir información variable, como los códigos de lote, en negro.

Este acuerdo le permitiría beneficiarse de los precios por volumen con una etiqueta de aspecto profesional que satisfaga sus necesidades bajo demanda. También le ayudaría a ahorrar dinero en su impresora y consumibles, abriéndole las puertas a opciones asequibles como la tecnología de impresión térmica.

Algunas pequeñas empresas han encontrado un enfoque híbrido que les funciona de maravilla, combinando la velocidad bajo demanda de una impresora interna con las capacidades ampliadas de un fabricante de etiquetas personalizadas.

Las ventajas de trabajar con un fabricante de etiquetas personalizadas

Tanto si la función de su etiqueta es atraer a los clientes, instruir a los usuarios o hacer que sus paquetes lleguen a los lugares adecuados, su etiqueta tiene un trabajo importante que hacer, y debe hacerlo bien.

Los desastres de las etiquetas pueden ocurrir (y ocurren), y cuando ocurren, pueden dañar la reputación de su marca, poner en riesgo sus ingresos y poner en peligro a sus empleados y clientes. Y, por desgracia, muchas empresas que intentan gestionar su propia impresión de etiquetas acaban cometiendo costosos errores.

Por ejemplo, si elige los materiales inadecuados para las condiciones ambientales típicas de su etiqueta, ésta podría pelarse, desvanecerse o desintegrarse hasta convertirse en un desastre antiestético bajo el sol o la lluvia torrencial. Si no sabes cómo imprimir un código QR correctamente, podrías hacer que tu etiqueta inteligente de alta tecnología fuera ilegible.

No es el tipo de situación que cualquier propietario de una pequeña empresa desea, en realidad.

Pero cuando nos ponemos a ello, la razón número uno para trabajar con un fabricante de etiquetas personalizadas es que a usted no le pagan por ser un experto en etiquetas.

Sin ánimo de ofender, sabemos que usted es brillante en lo que hace. Pero a menos que se dedique a este sector, no hay ninguna razón para que sea un experto en etiquetas. Su atención debe centrarse en lo que su negocio hace mejor, no en las propiedades químicas de los diferentes adhesivos o en el impacto de las superficies de aplicación de plástico frente a las de vidrio.

Por eso las pequeñas empresas subcontratan a profesionales. Hacerlo todo usted mismo no sólo pondrá a prueba los límites de su experiencia, paciencia y tiempo, sino que le distraerá de las cosas que sólo usted puede hacer, las que realmente harán crecer su negocio.

La mejor impresora de etiquetas para empresas no es un proveedor más ni un equipo de oficina más. Un buen fabricante de etiquetas personalizadas es un socio, con los conocimientos, la experiencia, la tecnología y la paciencia necesarios para guiarle con seguridad a través de todas las complejidades y escollos de la impresión de etiquetas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.